Share

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Arica condenó hoy –miércoles 21 de agosto– a Ricardo Adrián Fernández Vásquez y Sebastián Andrés Galleguillos Wiemberg a 15 años y un día de presidio efectivo, en calidad de autores del delito consumado de homicidio calificado. Ilícito perpetrado en noviembre del año pasado, en el centro de la ciudad.

En fallo dividido, el tribunal aplicó, además, a Fernández Vásquez y Galleguillos Wiemberg las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras duren las condenas. 

En la causa, el tribunal también condenó como cómplice del delito a Diego Antonio Orellana López, a la pena de 10 años y un día de presidio efectivo, más accesorias legales; en tanto, el menor de edad F.E.G.G. fue sancionado con 5 años y un día de internación en régimen cerrado, con programa de reinserción social, en calidad de cómplice.

Asimismo, el tribunal decretó la absolución de Galleguillos Wiemberg de la acusación del Ministerio Público que lo sindicaba como autor del delito de conducción de vehículo motorizado con placas patentes correspondientes a otro móvil.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en horas de la madrugada del 21 de noviembre de 2018, Orellana López, Fernández Vásquez, Galleguillos Wiemberg y F.E.G.G., a bordo de un vehículo marca Dodge color rojo, aparcaron en un estacionamiento ubicado en calle San Marcos y entraron al local nocturno “Club 51”, ubicado en la misma calle, a la espera de la víctima Emmanuel Alejandro Salazar González, quien mantenía una relación sentimental con una trabajadora del club, y con quien el grupo mantenía rencillas pendientes.

En dicho contexto, “a eso de las 3.50 horas, salen los sujetos del local nocturno referido y, mientras se encontraban en el estacionamiento retirando el vehículo Dodge Caliber, llega al lugar la víctima a bordo del vehículo PPU JBGR-87, estacionándose en la vereda frente al Club 51, esperando la salida de su pareja. Por su parte, los imputados, luego de unos instantes, abordan el vehículo marca Dodge y salen del estacionamiento en las siguientes ubicaciones Galleguillos Wiemberg de piloto, Fernández Vásquez de copiloto, Orellana López y F.E.G.G. ocupando los asientos traseros del vehículo; al salir a calle San Marcos en dirección al poniente, pasan en una primera ocasión por el costado del vehículo de la víctima, y al comprobar que se trataba de Emmanuel Salazar González, deciden dar la vuelta en escasos minutos para esta vez detener la marcha al costado del vehículo de la víctima, sacando el imputado Fernández Vásquez su mano por la ventana derecha empuñando un arma de fuego la cual descarga en reiteradas oportunidades y a corta distancia, al menos 11 ocasiones, impactos que alcanzan a la víctima quien se mantuvo siempre al interior de su vehículo, para luego darse a la fuga los cuatro sujetos doblando hacia calle Yungay dirigiéndose al Valle de Lluta Ruta A-143 Km 2, donde proceden a quemar el vehículo utilizado”.

La víctima recibió 11 impactos de bala en la zona superior del cuerpo, falleciendo en el lugar por heridas penetrantes cardíacas por arma de fuego, con municiones percutadas por una misma arma.

Decisión adoptada con el voto en contra de la magistrada Pizarro Grandón.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas de los sentenciados adultos para determinar sus respectivas huellas genéticas e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Fuente : Poder Judicial

Comments are closed.