Share

En su cuarto partido sucesivo en calidad de visita, San Marcos de Arica tuvo que trasladarse hasta el estadio Elías Figueroa de Valparaiso, para enfrentar al cuadro de Santiago Morning, ambos complicados en la tabla, necesitaban sumar unidades.

Los dirigidos de Hernán Peña jugaron uno de los mejores partidos de la presente temporada, pero la falta de finiquito sigue penando en los metros finales.

Desde el pitazo inicial, los celestes tomaron el control del partido, posesión y rotación de la pelota, pero con poca concreción en el área rival.

Cuando se jugaba el minuto 7,  se produjo la gran polémica del partido, Eduardo Vilches anotó un golazo de tiro libre a favor de San Marcos, el balón pegó en la parte superior del arco y entró más de 1 metro sobre la línea de sentencia, dio un bote y salió fuera del arco y un defensor local la despejó al tiro de esquina. Un gol con todas sus letras que el árbitro Fernando Vejar y su equipo no pudo ver, ya que ninguno estaba posicionado bien, una verdadera injusticia en contra de San Marcos que lo privaba de sumar de a 3 puntos,

Durante el resto del primer tiempo, los visitantes tuvieron más ocasiones de desnivelar el partido a su favor, pero fallaron en la concreción de mediacampo hacia adelante.

En los 20 minutos del segundo tiempo se produjo otra incidencia importante, esta vez y luego de varias equivocaciones, Carlos Gómez anotó para los locales desde la entrada del área, pero su remate fue intervenido en la trayectoria por 2 de sus compañeros que estaban fuera de juego y tapando al meta Brayan Manosalva. Luego de haber validado el tanto, el juez principal cobró el fuera de juego y dejó sin efecto la jugada, manteniendo el marcador en blanco.

En líneas generales el equipo  jugó bien, pero se destacó el trabajo silencioso de los jóvenes ariqueños Cristobal Guerra y Korben Rojas, este último debutando en el fútbol profesional esta temporada.

Cuando se jugaban los últimos 12 segundos de juego, de los 4 adicionados por el árbitro, Cristobal Guerra corrió por la banda derecha, cedió al medio con pase rasante al volante Nahuel Donadell, quien vio un pequeño espacio y con un zurdazo colocado, venció la resistencia del arquero Leandro Cañete, poniendo justicia al partido y provocando la alegría de todos los ariqueños, un final de infarto.

Con este triunfo, los bravos treparon a la octava posición con 10 puntos y al décimo puesto de la tabla ponderada con 1,250 .

En la próxima fecha, San Marcos debe enfrentar a Deportes Copiapó, el miércoles 23 de septiembre a las 11:30 de la mañana, en el estadio Luis Valenzuela de la tercera región.

Comments are closed.