Regional

Sistema Nacional de Mediación Familiar permite resolver problemas de forma gratuita, sin abogados, evitando ir a largos juicios, en un máximo de 60 días

Una de las grandes problemáticas de los conflictos al interior de las familias, es que cuando se quiebran las relaciones y hay que acudir a la vía judicial para buscar soluciones, los procesos son costosos y sumamente largos.

Por ello, una excelente opción es buscar un acuerdo entre las personas involucradas, y que éste tenga validez legal, con la ayuda de un profesional del Sistema Nacional Mediación Familiar, quien es un tercero imparcial que ayuda a las partes a alcanzar puntos en común, evitando ir a juicios.

El Sistema Nacional de Mediación Familiar, que atiende a nivel nacional a 500 mil personas al año, depende directamente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, y es totalmente gratuito para el 98% de la ciudadanía. Tiene cobertura en todo el país y entrega soluciones concretas en un plazo de máximo 60 días.

Además, es importante consignar que la Mediación Familiar es un proceso totalmente voluntario y confidencial, por lo que las personas que accedan a ella, pueden tener la total certeza de que sus problemas personales serán resguardados y protegidos.

Las materias que pueden ser sometidas a Mediación son los conflictos relativos a pensión de alimentos; a la relación directa y regular (también conocido como el régimen de visitas); y el cuidado personal de los hijos e hijas (tuición).

Para iniciar una Mediación Familiar, antes que todo, se necesita contar con los siguientes datos de ambas partes involucradas: la nacionalidad, el nombre completo, el RUN, la fecha de nacimiento, la dirección, un correo electrónico personal y un teléfono de contacto.

Luego, una opción es pedir una hora de atención a través del portal web www.mediacionchile.cl/, ingresando con Clave Única y llenando los datos.

También se puede solicitar una Mediación Familiar de forma telefónica, vía correo electrónico o de manera presencial, acudiendo a cualquiera de los 161 Centros de Mediación Familiar que hay a lo largo del país, cuyo listado y datos de contacto se pueden encontrar en la misma página web.

Cómo es el proceso

Antes de iniciar una demanda judicial en tribunales o juzgados de Familia por estas materias, por ley, las partes deben intentar antes un proceso de Mediación Familiar.

En caso de no llegar a acuerdo, el Centro de Mediación emitirá un “Certificado de Mediación Frustrada”, con la que se podrá seguir un proceso judicial, si se estima conveniente, o bien, se puede decidir volver a intentar un segundo proceso de mediación, buscando mejores resultados.

Y en caso llegar alcanzar un acuerdo, el Centro de Mediación envía esta acta (de acuerdo) al tribunal, la cual, de ser aprobada, se convierte en una resolución judicial cuyo cumplimiento se hace exigible.

El seremi de Justicia y Derechos Humanos, Raúl Gil González explica que “el objetivo que nos ha trazado el Ministro Hernán Larraín es garantizar el acceso a la justicia para todas las personas del país. La Mediación Familiar, en este sentido, es un servicio que le otorga a la ciudadanía la posibilidad de solucionar sus problemas o inconvenientes familiares por la vía no judicial”.

Asimismo, el titular de Justicia agrega que “con la Mediación Familiar se obtienen resultados concretos en un plazo máximo de 60 días, sin necesidad de contratar a un abogado e ir a juicios, porque con la ayuda de un profesional imparcial, que es el mediador o mediadora, las partes exploran la posibilidad de llegar a un acuerdo que los satisfaga a ambos, resolviendo en tiempos más cortos sus inconvenientes”.

En la región

En la región de Arica y Parinacota, (jurisprudencia Arica/ Camarones/Putre/ General Lagos) la oficina de la Mediación Familiar está ubicada en Patricio Lynch #228, teléfonos 582475359 – 582475355 -224182271 horario entre las 9:00-13:00 horas, o puede enviar un correo al [email protected]

Anuncios

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba