Anuncios

Detectives de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales (Brisex) de Arica, adoptaron un procedimiento por el delito de Abuso Sexual en el que un hombre de 23 años besó a la fuerza en la boca a una niña de 10 años, hecho ocurrido en una parcela del Km. 35 del Valle de Azapa.

Anuncios

Fue la propia madre quien efectuó la denuncia de lo ocurrido a su hija, primeramente realizada en Carabineros, sin embargo y de acuerdo a instrucciones de la Fiscalía, el procedimiento y las primeras diligencias estuvieron a cargo de los oficiales policiales de la Brisex y peritos del Laboratorio de Criminalística (Lacrim).

Mientras celebraban el cumpleaños de la denunciante, junto a otras personas, en su mayoría de nacionalidad extranjera, quienes se desempeñan como trabajadores agrícolas y viven todos en el mismo lugar, el imputado aprovechó una instancia en la que se encontró solo con la víctima, ocasión en que la tomó de los brazos besándola en su boca a la fuerza.

Conforme a lo anterior, los detectives tomaron contacto con dos testigos presenciales del hecho, quienes ratificaron la información proporcionada por la madre de la víctima.

Con los antecedentes recopilados, los detectives procedieron a detener al sujeto de nacionalidad boliviana, quien luego de la entrevista policial, confesó los hechos descritos.

“En razón del trabajo de primeras diligencias investigativas desarrollado por esta unidad especializada, se logró establecer la criminodinámica de hechos de carácter delictual que involucraban a una niña de 10 años como víctima de abuso sexual con contacto corporal, correspondiendo esto específicamente a la vulneración y abuso de su indemnidad sexual”, señaló el jefe de la Brisex Arica, comisario Patricio Hernández.

El jefe policial hizo un llamado a denunciar estos actos ante la eventualidad de ser testigo de un hecho de estas características, ya que un beso forzado a un (a) menor constituye delito.

“Es por ello que, la invitación que hacemos a toda la comunidad, como expertos en estas materias, es denunciar ante la policía este tipo de hechos, permanecer siempre en estado de alerta y atendiendo a los niños, niñas y adolescentes, comunicándonos con ellos, resguardando inclusive su sueño, haciendo valer sus derechos fundamentales trazados en la ley y convenciones internacionales, como lo son su resguardo y dignidad”, agregó el comisario.

De acuerdo a instrucciones del fiscal de turno, el detenido pasó a control de detención en el Juzgado de Garantía de la ciudad  donde tras ser formalizado, se fijó un plazo de investigación de 90 días quedando con prohibición de acercarse a la víctima.