DestacadosRegional

Mesa entre el municipio y la delegación presidencial permitió esclarecer dudas sobre la reapertura de fronteras

Si bien el alcalde Espíndola mostró su desapruebo a la medida, señaló que es fundamental que los protocolos establecidos cubran todas las aristas involucradas en el proceso.

Con el anuncio de la reapertura de fronteras para el próximo martes 4 de enero, el alcalde Gerardo Espíndola llegó a la Delegación Presidencial para coordinar acciones con el gobierno regional y esclarecer las principales inquietudes sobre los protocolos que se establecerán en materia sanitaria y de seguridad.

El jefe comunal había criticado que, por segunda vez, las autoridades regionales se hayan enterado “por la prensa” de la fecha definitiva de reapertura de Chacalluta, no habiendo una mesa de diálogo previa que pudiera establecer pros, contras y desafíos a realizar desde la administración comunal.

“No deja de ser una preocupación la reapertura de fronteras, especialmente dado la presencia de esta nueva variante ómicron, y por eso que, junto con conversar con el delegado presidencial y diferentes servicios públicos, nosotros planteamos nuestras inquietudes”, partió explicando la máxima autoridad comunal.

Junto con ello, Espíndola enfatizó que “por supuesto que tengo muchos reparos al momento de reabrir las fronteras. Sin embargo, si es que se llegara a hacer, lo importante es que se cumpla con todos los protocolos que permitan mitigar al máximo algún brote de esta nueva variante o del Covid en nuestra ciudad”.

Posible estrés sanitario

Una de las principales preocupaciones fue la obligación que tendrán los pasajeros que transiten por Chacalluta de contar con un PCR de hasta 72 horas, lo que podría significar un aumento de la demanda de exámenes realizados en centros de salud familias o en los BAC.

Junto con ello, igual de importante señalar que los recursos entregados desde el Minsal aseguran la participación municipal en la estrategia de TTA hasta el 31 de diciembre, siendo crucial conocer si este financiamiento se extenderá para el 2022.

“El hecho de que se abra la frontera y la exigencia que se está pidiendo hoy día como estos PCR de 72 horas, puede que nos exija una mayor demanda, especialmente en nuestra salud municipal. Hasta el momento, tenemos la BAC hasta el 31 de diciembre. Esperamos que esto se pueda ampliar a objeto de poder dar respuesta”, enfatizó Espíndola.

Finalmente, el alcalde manifestó que el monitoreo permanente debe ser garantizado, a fin de evitar un aumento crítico de contagios en la región. “Lo que pedí con especial énfasis al delegado es monitorear cada uno de los aspectos del espacio de salud, ya sea desde los preventivo en la salud primaria como otros aspectos muchos más clínicos como es el hospital. Es fundamental la seguridad con el comportamiento de la frontera, hay una serie de elementos que no basta con abrir la frontera, sino que es necesario el monitoreo y seguimiento por parte de todas las autoridades regionales”, sentenció.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba