Share

La jornada del lunes 28 de octubre era totalmente pacífica en Arica.

Se habían reunido más de 15 mil personas en una marcha que empezó en la rotonda Azapa y culminó en el parque Vicuña Mackenna, manifestación en donde participaron familias con personas de todas las edades.

Todo tranquilo hasta alrededor de las 21 horas, momento en donde algunos descolgados de la manifestación pacífica comenzaron a hacer barricadas frente a la Gobernación Maritima y lanzaron objetos al mismo lugar.

Luego de esos ataques, Carabineros que estaban apostados al costado del edificio Alborada comenzaron a disparar balines y lanzar lacrimógenas. Lo malo, es que los efectivos policiales no dispararon a los que provocaron los disturbios, si no que, al público en general, provocando un caos, en donde resultaron afectados todos, incluso niños y personas de la tercera edad.

Es en ese momento, en que uno de los balines de goma le llegó en la frente a una niña de 13 años, muy cerca de un ojo. La pequeña se encontraba junto a su familia, todos vestidos con atuendos mapuches, los cuales declararon que al ver que la marcha era pacífica, se sumaron por primera vez a una de estas manifestaciones.

La niña, luego de curaciones de primeros auxilios, fue llevada a la urgencia del hospital regional de Arica.

El municipio local ofreció contención y apoyo judicial a la familia. Personal del Instituto de Derechos Humanos también acompañó a la niña a la urgencia local.

Luego de este desafortunado hecho, los vándalos descolgados de la marcha, recorrieron 21 de mayo, saqueando y quemando locales.

Comments are closed.