Share

Una reunión catalogada como histórica fue la que protagonizaron el alcalde de Arica Gerardo Espíndola Rojas, la directora de Salud Municipal Rossana Testa Salinas y los distintos gremios de la salud primaria y del Servicio de Salud de la ciudad; oportunidad en la que emplazaron al Presidente de la República a declarar cuarentena en la zona y a aplicar medidas para la detección temprana del virus y la protección de los equipos de salud.

En la oportunidad estuvieron presentes representantes de la Federación de Trabajadores de la Salud, Servicio de Atención Médica de Urgencia, Asociación de Funcionarios de la Salud Primaria, Federación Nacional de Asociaciones de Enfermeras y Enfermeros, Médicos de Atención Primaria (DISAM), Confederación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud, Asociación Funcionarios APS, Confederación Nacional de Funcionarios de Salud Municipal, Colegio de Enfermeras, Asociación de Profesionales DISAM y la Asociación SAPU-SAPUR.

En la instancia, los voceros exigieron declarar cuarentena obligatoria regional y nacional, junto con el cierre completo de la región de manera inmediata. Con la medida, se busca que las personas se mantengan en sus hogares, cerrando a su vez todos los lugares que aglomeren más de 50 personas como comercio, cines, teatro, reuniones, discotecas, restaurantes, pubs, ferias libres, feria dominical.

El alcalde de Arica Gerardo Espíndola, enfatizó que en un país centralista como lo es Chile, es fundamental el aunar fuerzas entre los distintos agentes regionales, con el fin que el llamado a tomar acciones concretas e inmediatas sea más fuerte y sea tomado en cuenta por el Gobierno.

“Somos una región de tránsito, una región bifronteriza y vamos a tener una población acumulada acá. Hoy tenemos que tomar medidas urgentes y para eso estamos contando con el respaldo de todos los gremios de la salud, profesionales, técnicos y administrativos para que el Gobierno a nivel central tome las medidas urgentes para Chile, pero sobre todo para Arica y Parinacota”, recalcó.

Exigencias desde la región

Además de la cuarentena, los gremios de la salud exigieron contar con toda la implementación necesaria y adecuada para que sus trabajadores puedan atender de manera segura a la población. A su vez, exigieron que su opinión sea considerada para la toma de decisiones por parte del Gobierno Central.

Otro de los aspectos importantes es la demanda de un equipo PCR para la confirmación de casos sospechosos de COVID-19. Esto, ya que hoy los exámenes son enviados a Antofagasta, demorando en promedio entre 24 y 36 horas en llegar los resultados.

Finalmente, emplazaron al Presidente de la República a instruir a las autoridades regionales y jefes de servicios a adoptar las medidas inmediatas y adecuadas, debido a la situación especial que afronta Arica y Parinacota, siendo un territorio bifronterizo cuya población flotante pone en riesgo la salud de la comunidad.

Marjorie Vásquez, presidenta de la FENPRUSS, declaró que “contamos en el hospital con nueve ventiladores mecánicos, esa es nuestra expectativa. Por lo tanto, si en algún minuto esta pandemia sobrepasa esa cantidad de personas infectadas y que se agraven, no podemos dar la cobertura que corresponde y tendremos que empezar como lo está haciendo Italia, tomar decisiones a quién le doy la posibilidad de vivir y a quien no”.

En tanto, Geraldine Carlevarino, dirigenta de CONFUSAM Arica y Parinacota, expresó que “los funcionarios de salud tenemos que seguir trabajando para poder atender y proteger a los usuarios que presentan la enfermedad ya sea casos leves o más graves. Y para esto necesitamos todos los elementos de protección personal necesarios, que el ministro Mañalich ha dicho que se encuentran en CENABAST, pero lamentablemente están ahí y no se distribuyen”.

Comments are closed.