Share

Impactos: 65

Como una forma de proteger la salud de la comunidad ariqueña ante un eventual contagio por Covid-19 y prevenir que los más de 44 ciudadanos peruanos varados en Arica, provenientes de distintas regiones del país y que se encontraban sin alojamiento ni servicios mínimos básicos, siguieran en las calles, el alcalde de Arica, Gerardo Espíndola Rojas, habilitó un recinto sanitario para resguardarlos.

Las personas, trasladadas al recinto por personal del ejército, fueron recibidas por el equipo de la Dirección de Salud Municipal, Disam, compuesto por 4 médicos; uno de ellos especialista en Salud Familiar, un kinesiólogo, un enfermero y un Técnico en Enfermería de Nivel Superior, quienes realizaron un exhaustivo control preventivo para descartar síntomas atribuibles a la enfermedad.

En primer lugar, se recogió el conjunto de datos de la historia clínica de las personas, para posteriormente pasar al box habilitado para la toma de signos vitales, y la realización del examen físico, exploración que se practicó a cada uno a fin de reconocer las alteraciones o signos producidos por alguna enfermedad.

A su vez y junto con el detallado examen de salud, el personal médico procedió a informar a las personas las medidas de autocuidado y prevención frente al coronavirus, instruyéndolos sobre el correcto lavado de manos, el uso de alcohol gel y el protocolo de uso de los elementos de protección personal.

Además, indicaron a cada persona que ingresó al recinto sanitario, que al estar en una ciudad en cuarentena, deberán mantenerse en el lugar, medida que tendrá que respetarse rigurosamente.

El operativo médico resultó un éxito y fue liderado por la Directora de la Salud Municipal, Rossana Testa.

A este número de ciudadanos peruanos varados en Arica, quienes hasta hoy no contaban con apoyo de ningún sector, se suman otros no empadronados, estimándose en total desde el municipio, que aún existen 200 personas en las calles.

El alcalde de Arica Gerardo Espíndola Rojas, manifestó que, “no pueden quedar personas en la calle, ya que se transforma en un riesgo para todos y todas, es por ello que se tomó la decisión de realizar esta acción junto a la Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO) y DISAM, para resguardar tanto la salud de las  personas que no han podido ingresar a Perú, como la salud de la población en general”.

Al respecto, Jack Ovalle Picón, uno de los ciudadanos varados en Arica, agradeció el apoyo brindado por el jefe comunal, destacando la atención proporcionada por los profesionales de la salud municipal. A su vez, hizo un llamado al Gobierno de su país para que flexibilice el ingreso de sus connacionales, así como lo ha hecho el vecino país de Bolivia.

Finalmente, el alcalde reiteró el llamado a la comunidad a mantenerse en casa, para disminuir el número de personas circulando en las calles y evitar que el virus siga propagándose.

Comments are closed.