Share

Impactos: 159

Por unanimidad, el Concejo Municipal aprobó una inédita ordenanza que tiene como principales objetivos, regular y exigir el cumplimiento del distanciamiento físico sugerido para prevenir el contagio por coronavirus en nuestra comuna. La iniciativa impulsada por la gestión del alcalde Gerardo Espíndola, también busca terminar con las aglomeraciones de personas en los frontis de instituciones bancarias, servicios públicos y supermercados.

Tras la aprobación de la mencionada herramienta legal, los transeúntes y administradores de establecimientos públicos y privados, tendrán que cumplir con un metro y medio de distanciamiento físico entre personas. El texto también establece que los encargados de locales comerciales y servicios públicos, tienen la obligación de demarcar el tramo de ingreso a sus establecimientos para orientar al público sobre la distancia que debe respetar.

Distancia física

“Lamentablemente hemos visto que 21 de mayo es una zona donde la gente se aglomera a raíz de los bancos y otros servicios que ahí funcionan. Por eso, decidimos exigirles a los locatarios que peguen en el piso adhesivos que indiquen la distancia física que deben respetar las personas. Ahora que levantaron la cuarentena tenemos temor que la gente salga en masa a las calles y se exponga al contagio del COVID-19”, dijo el alcalde Gerardo Espíndola.

Para cuidar la estética en el centro de Arica, los dueños o administradores de establecimientos que prestan servicios en dicho lugar, tendrán que demarcar el frontis y las inmediaciones de sus locales, respetando la norma gráfica anunciada en la página www.municiarica.cl. Una vez publicada la ordenanza en el sitio web del municipio, los dueños de locales comerciales o administradores de servicios públicos tendrán siete días de plazo para cumplir con este importante requisito.

Fuera del casco antiguo

Al igual que los locatarios del sector centro, los comerciantes o servicios públicos que atienden fuera del casco antiguo, también tendrán la obligación de demarcar sus locales para que sus clientes respeten el metro y medio de distanciamiento físico, pero a diferencia de los locatarios del centro, ellos no están obligados a respetar la norma gráfica municipal.

Los transeúntes que no respeten la distancia física y los administradores de establecimientos públicos y privados que no hagan respetar dicha norma, serán infraccionados con multas que pueden llegar hasta los 250 mil pesos.

La ordenanza municipal aprobada de forma remota en la sesión extraordinaria número 5 del año 2020, contó con el visto bueno de la concejala Miriam Arenas y los concejales: Carlos Ojeda, Luis Malla, Paul Carvajal, Juan Carlos Chinga, Jorge Mollo, Daniel Chipana, Jaime Arancibia y Patricio Gálvez.

Comments are closed.