Share

Impactos: 17

Arica registró 94 contagios en el último reporte del Ministerio de Salud, el número más alto de contagios desde que terminó su cuarentena hace dos meses. Se transforma así en la región con más positividad del país, lo que tiene en alerta a sus autoridades.

Para el alcalde de Arica, Gerardo Espíndola, esta situación es crítica y responde a estrategias incompletas y a una mirada autocomplaciente de las estrategias. “Vimos como el ex ministro de Salud puso de ejemplo a Arica como un buen resultado de su plan y ese triunfalismo adelantado tiene a la ciudad al borde del colapso” afirmó el alcalde.

“Se finalizó la cuarentena, se sacó el cordón sanitario de ingreso a la ciudad y el foco se puso solo en la recuperación del enfermo, descuidando la prevención y cortar el contagio del virus, lamentablemente hoy no conocemos a los que están contagiando”, sentenció el alcalde. Agregó que recién esta semana le transfirieron atribuciones al municipio para que, a través de la Atención de Salud Primaria, APS, sean parte de la trazabilidad del virus en la población.

“Somos nosotros la APS la que está en el territorio y atendemos a más del 80% de la población, pero perdimos cuatro meses de trabajo en hacer testeo, trazabilidad y aislamiento de los contagios, en algo que pudimos trabajar desde el primer día”, explicó el alcalde.

Con los recursos y atribuciones recibidas desde el Ministerio de Salud, nos focalizaremos en cortar la cadena de contagio, con un plan territorial y comunitario agresivo, saliendo a buscar a la calle a los que contagian y mitigar así, el descontrol del virus en la ciudad.

Consultado por una nueva cuarentena, Espíndola indicó que toda medida siempre será necesaria, pero hacer un confinamiento obligatorio tal cual como el que se hizo la otra vez, no servirá si no va de la mano con una ayuda directa a la población y con estrategias que permitan bloquear el contagio, de lo contrario “solo será un efecto represa que se desbordará una vez que finalice la cuarentena”.

Comments are closed.