Regional

Tribunal Oral de Arica condenó a 10 años y un día de presidio a autor de robo con violencia en la vía pública

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Arica condenó a Gonzalo Guillermo de Jesús Villalobos Lorca a la pena de 10 años y un día de presidio efectivo, en calidad de autor del delito de robo con violencia. El ilícito fue perpetrado en marzo de 2019, en la ciudad.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por los magistrados Fabiola Collao Contreras (presidenta), Carlos Rojas Staub (redactor) y Eduardo Rodríguez Muñoz– aplicó a Villalobos Lorca las penas accesorias de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena, más el pago de las costas del juicio.

El tribunal condenó, además, a Gonzalo Villalobos Lorca a la pena de 541 días de presidio, con costas, a las accesorias de suspensión de cargo u oficio público durante el tiempo de la condena por su participación como autor del delito de porte ilegal de municiones, hecho cometido en Arica en marzo de este año.

La resolución dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que el día 5 de marzo de 2019, a las 00.20 horas aproximadamente, en circunstancias que la víctima de iniciales B.A.C.R. transitaba por el pasaje Los Rosales de esta comuna, apareció el acusado, quien comenzó a lanzar botellas e insultar a la víctima, lo que la llevó a correr por dicho pasaje en dirección a avenida Tucapel, siendo perseguido por el acusado, quien le dio alcance y le manifestó “pásame el celular; tengo una pistola”, mientras hacía el gesto de querer sacar por debajo de la polera un arma al parecer de fuego.
B.A.C.R. huyó nuevamente del lugar hacia avenida Tucapel, donde comenzó a gritar solicitando auxilio, instante en el acusado recogió del suelo un palo con el cual procedió a agredir con golpes en la espalda a la víctima, quien se logró zafar para correr nuevamente por avenida Tucapel. Al llegar a calle Manuel Bulnes fue auxiliado por los ocupantes de un vehículo que se detuvo en el lugar.

A raíz de la agresión, la víctima resultó con un eritema de antebrazo izquierdo de cinco centímetros de longitud, sin limitación funcional, tórax posterior con erosión erosiva lineal de 15 centímetros de carácter leve.

En el segundo hecho, cometido minutos después, la víctima de iniciales F.D.C.M.G. transitaba por avenida Tucapel y al llegar a la altura del pasaje Las Violetas portando una bicicleta se le acercó el acusado, quien la intimidó señalándole “pásame la bicicleta”, ante la negativa de la víctima alejándose del lugar caminando en sentido contrario del acusado. Al llegar a avenida Renato Rocca se le acercó nuevamente el acusado manifestándole que le hiciera entrega de la plata, mientras intentaba sustraerle la mochila que la víctima portaba en su espalda.

Al resistirse la víctima, el acusado hizo un gesto con un fierro que portaba intentando agredir a la víctima, quien comenzó a forcejear con el acusado por su bicicleta, instante que el acusado empujó a la víctima cayendo al suelo sin soltar su bicicleta. En esos momentos aparece un testigo, quien increpó al acusado alejándose, que se retiró sin lograr su objetivo.

Posteriormente llegó personal de Carabineros al lugar y al ver el acusado la presencia de los funcionarios policiales huyó del lugar, siendo posteriormente detenido.
Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Fuente : Poder Judicial

Anuncios

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba