Share

Luego de un mes sin fútbol profesional en Chile y tras el estallido social que vive el país, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional intentó por todos los medios que se retome la actividad deportiva en el país, con los campeonatos de Primera, Primera B y Segunda División.

Hicieron caso omiso a las advertencias de los hinchas de varios clubes, los cual amenazaban con interrumpir los partidos que intentaran jugarse.

El primer partido que intentó jugarse fue en la capital, específicamente en la comuna de La Florida. El estadio Bicentenario fue el recinto que albergó extrañamente el partido entre caleranos e iquiqueños, el cual comenzó a jugarse sin inconvenientes.

Pese a que los jugadores hicieron gestos de empatía antes y durante el partido, no se terminó de la mejor manera.

Cuando se jugaba el minuto 21 del segundo tiempo, hinchas de Colo Colo irrumpieron en el estadio floridano y amedrentaron a las personas que estaban dentro, donde incluso en el público estaba el presidente de la ANFP, Sebastian Moreno y el timonel del SIFUP, Gamadiel García.

Tras estos actos, en donde vieron vulnerada la seguridad de los asistentes y jugadores, el ente rector del fútbol chileno decidió suspender el encuentro.

Después, en Primera se jugó el partido entre Cobresal y Unión Española, con triunfo para los mineros por 3 goles a 2.

Más tarde en Segunda División, Colchagua goleó de visita a General Velasquez por 4 a 1 en San Vicente de Tagua Tagua.

Los colchagüinos quedaron a solo 1 punto de San Marcos de Arica en la tabla de posiciones de la liguilla del ascenso.

Los ariqueños debían recibir el próximo martes 26 a las 17 horas a General Velasquez en el estadio Carlos Dittborn.

Durante la noche, finalmente la ANFP oficializó que todos los torneos se suspendían y que el día martes convocaba a reunión de presidentes del club, para poder tomar una decisión definitiva, la cual podría ser el término anticipado de los campeonatos que rigen bajo el alero de la ANFP.

Comments are closed.