Share

Impactos: 85

Otro día negro vivió San Marcos de Arica, el 29 de noviembre del 2019 será recordado como el día en donde la Asociación Nacional de Fútbol Profesional echó a la basura el trabajo de varios equipos del fútbol chileno, en Primera B y Segunda División.

Debido a la problemática que vive el país y ante el intento fallido de reanudar el torneo hasta finalizarlo como se debe, en consejo de presidentes de la ANFP, se decidió dar por terminado los torneos nacionales.

La decisión de dar por finalizado por torneos no fue la única, ya que también se decidió que este año no habrán descensos, ni ascensos, tirando a la basura todo lo realizado por los equipos de Primera B y especialmente Segunda División, dejando de lado el fin de una competencia deportiva, los logros por haber realizado un buen trabajo.

San Marcos de Arica, desde el inicio del campeonato de Segunda División se instaló en la cima del torneo y nunca soltó el liderato hasta la última fecha de la liguilla de ascenso que se pudo disputar. Incluso al finalizar la fase regular, los bravos sacaron 10 puntos de ventaja sobre el segundo e incluso la ventaja pudo haber sido más grande, debido a un evidente relajo.

En Primera B, Santiago Wanderers fue el otro afectado, el cual, al igual que San Marcos, deberían ser proclamados campeones en sus respectivas categorías, como lo hicieron con Universidad Católica, y además ascender.

La decisión ya está tomada, sin embargo, Wanderers y San Marcos no se quedarán de brazos cruzados y llegarán hasta las últimas consecuencias para revertir esta inapropiada decisión, la que fue tomada para resguardar los bolsillos de los equipos que reciben por el momento, ingresos por el Canal del Fútbol.

La dirigencia de San Marcos de Arica, ya comenzó a finiquitar a los jugadores y cuerpo técnico, para que puedan regresar lo antes posible a sus ciudades de origen y descansar de un intenso año, que al final no sirvió de nada.

Comments are closed.