Share

Con el fin de intensificar los procedimientos de fiscalización en la ciudad durante la crisis sanitaria, La Dirección de Prevención y Seguridad Humana (DIPRESEH) y el Ejército, iniciaron este lunes un trabajo colaborativo para el monitoreo de la Central Municipal de Cámaras de Televigilancia.

Hasta ahora, los funcionarios de DIPRESEH debían dar aviso a las policías o al Ejército en caso de una situación conflictiva o de aglomeración de público en plena cuarentena, lo que derivaba en el reporte a una patrulla para su posterior traslado, proceso que tardaba mayor tiempo del necesario.

Desde ahora, un efectivo, con turno presencial, podrá detectar un hecho específico gracias a las 60 cámaras instaladas por la ciudad, dar aviso directo al Ejército y coordinar de manera óptima los recursos humanos y logísticos necesarios para cada situación. Dicha colaboración se extenderá hasta el término del Estado de Excepción Constitucional.

El alcalde de Arica, Gerardo Espíndola Rojas, señaló que “estamos entrando a una cuarta semana de cuarentena, medida bastante dura para nuestra población, sin embargo, necesaria porque tenemos que reducir los índices de contagio de esta enfermedad y por eso hay que tomar todas las medidas posibles, especialmente frente a un porcentaje de la población que sigue saliendo a las calles y para eso tenemos que extremar todas las medidas”.

“pusimos las cámaras de televigilancia a disposición del ejército, ellos aceptaron y hoy contamos con personal militar de manera permanente en el control de cámaras, para identificar oportunamente a aquellas personas que están infringiendo la cuarentena, pero también a aquellos delincuentes que están aprovechando esta situación y están vulnerando a muchas familias en nuestra ciudad. Por eso hay que reforzar las medidas de seguridad y de fiscalización y esta es una de las tantas, que como gestión hemos realizado”, puntualizó el edil.

Trabajo en la Juan Noé

Durante el fin de semana, el equipo de gestores territoriales de DIPRESEH realizó un levantamiento de información en la población Juan Noé, para catastrar a las personas en situación de calle y a extranjeros. Esto, con el fin de establecer qué medidas pueden ser adoptadas como el traslado de personas hasta sus ciudades de origen o a hogares de algún familiar.

Fueron 34 personas detectadas, en un trabajo en conjunto con personal de Carabineros, PDI y Ejército. La oportunidad fue aprovechada para realizar un trabajo educativo con aquellas ariqueñas y ariqueños que fueron sorprendidos en la calle, recalcado la importancia del uso de mascarillas y de respetar la cuarentena.

“Hoy día 21 de mayo está repleto, está lleno de gente. Lamentablemente tenemos esta situación y hoy día se requiere con urgencia máxima el que la gente se quede en la casa. Si queremos salir finalmente de esta cuarentena que es bastante dura, para eso hay que cumplir con las normativas. Esto es un tratamiento médico que, si no se cumple, va a ser mucho más largo y no nos vamos a curar nunca de la enfermedad”, expresó el jefe comunal.

El primer barrido fue realizado en las plazas Bonilla, Diego Portales y Juan Noé. Este proceso será repetido en otros sectores de la ciudad, con el fin de cubrir al mayor número de personas que se encuentran desprotegidas ante el riesgo de contraer Covid-19.

Comments are closed.