Share

Con total normalidad y bajo un estricto control sanitario y de seguridad, se desarrolló la salida del Complejo Penitenciario de Arica, de 41 personas privadas de libertad de nacionalidad peruana, cuya concreción de su expulsión dictaminada por los Tribunales de Justicia, estaba pendiente, producto del cierre de la frontera, debido a la pandemia del Coronavirus.

Gendarmería coordinó con la Policía de Investigaciones de Chile, la salida y el traslado de los internos e internas en calidad de expulsados, desde el recinto penal, quienes fueron conducidos en vehículos institucionales de la PDI.

Es importante consignar que el condenado extranjero al que se le aplique la pena de la expulsión no podrá regresar al territorio nacional en un plazo de diez años.

El director regional de Gendarmería, coronel Roberto Maldonado Soto manifestó que “como Institución realizamos las coordinaciones con las diversas instituciones, para la salida del recinto penal y el traslado a cargo de la PDI, de las personas privadas de libertad de nacionalidad peruana, que se encontraban en el recinto con el dictamen de la expulsión judicial y que no se había concretado, porque la frontera estaba cerrada, debido a la pandemia del Coronavirus”.

Asimismo, el oficial agregó que antes de la salida del recinto penal, a las personas privadas de libertad, se les realizó un control sanitario para COVID-19 como también la verificación de identidad y la entrega de sus pertenencias.

Durante la jornada, estuvieron presente el director regional de Gendarmería de Chile, coronel Roberto Maldonado Soto, el jefe operativo regional, teniente coronel Nelson Bravo Palma, el jefe del Complejo Penitenciario de Arica, mayor Freddy Sáez Luengo, el jefe interno, mayor Alex Meza Domínguez, además del personal de Gendarmería, como también el jefe de la Prefectura de Migraciones y Policía Internacional Arica y Parinacota de la PDI, subprefecto Oscar Venegas, junto a funcionarios y funcionarias de la PDI.

Comments are closed.