Share

Impactos: 6

La subsecretaria de Evaluación Social Alejandra Candia, el intendente Roberto Erpel, la seremi de Desarrollo Social y Familia Macarena Vargas y el director de la Asociación de Industriales de Arica (Asinda), sostuvieron una reunión vía remota para analizar los alcances del Ingreso Familiar de Emergencia 2.0, luego que este martes el Presidente Sebastián Piñera firmara el proyecto de ley que amplía el este beneficio con más recursos para más familias de todo Chile.

El programa, parte del acuerdo transversal promovido por el Presidente por la protección social y la recuperación del empleo, cambió su diseño para actuar como un complemento a los ingresos actuales del grupo familiar. Esto abarca tanto a hogares que no tienen ingresos formales como a los que tienen algunos ingresos formales e incluye a familias con otros beneficios, como la ley de protección del empleo, el seguro de cesantía, el apoyo a trabajadores independientes y a las personas que cobran pensiones contributivas y no contributivas.

El objetivo es ir realizando más reuniones remotas con juntas de vecinos, gremios e instituciones de la sociedad civil, para que estén al tanto de cómo postular y acceder a esta prestación.

La iniciativa aumenta el beneficio del Ingreso Familiar de Emergencia de $65.000 a hasta $100.000 por persona, en caso de no contar con ningún ingreso formal. De esta manera, el ingreso de una familia de cuatro personas aumentará de $260.000 a $400.000.

En caso que la familia tenga ingresos formales, el beneficio será lo que le falte para alcanzar el umbral de $100.000.

El monto máximo de complemento se mantendrá constante durante junio y julio y su aplicación posterior dependerá de las condiciones económicas y sanitarias.

Además, se aumenta la cobertura, llegando hasta el 80% de mayor vulnerabilidad en el corto plazo, mientras antes se llegaba al 60%. De esta manera, se aumenta el número de beneficiarios a más de 2,1 millones de familias y más de 5,6 millones de personas.

“Este cambio es muy importante porque vamos mucho más allá de los grupos vulnerables que normalmente son protegidos por la Red Social del Gobierno, e incluye a la clase media que también no lo está pasando bien, está sufriendo muchas privaciones, necesita ayuda y con este Ingreso Familiar de Emergencia queremos llegar a ellos”, explicó el intendente.

La seremi Vargas agregó que “la ley agrega un cuarto mes de pago, que será de 80% del ingreso y podrá subir al 100% en caso que las condiciones sanitarias así lo ameriten. El monto del beneficio a cada familia nunca será revisado a la baja: una vez que una familia reciba el beneficio, su monto se mantendrá estable por todo el tiempo que dure el aporte, y sólo será revisado al alza en caso su situación socioeconómica empeore”.

La iniciativa forma parte de la red de protección social dispuesta por el Gobierno para proteger a 10 millones de personas vulnerables y de clase media afectadas económicamente por la crisis sanitaria del Covid-19.

Comments are closed.